La Argentina entró por primera vez en el ranking de compradores extranjeros de inmuebles en el país europeo: representan el 1% de las escrituras firmadas en el primer trimestre del año.

En plena pandemia de coronavirus, el mercado inmobiliario español incorporó entre sus filas a cientos de compradores extranjeros. En el ranking, predominan los europeos y, por primera vez, los argentinos se asoman en la lista y se convierten en los únicos latinoamericanos en formar parte de la estadística. ¿Los destinos predilectos? Madrid, Barcelona, Alicante y Málaga.

Según un informe de Reporte Inmobiliario, en el primer trimestre de 2021, en España se vendieron 129.228 viviendas, lo que significó un aumento del 13,6% con respecto al último trimestre de 2020. Del total de esas operaciones, casi el 10% fueron realizadas por extranjeros, de acuerdo con los datos difundidos por el Colegio de Registradores del país. A esa lista, encabezada por compradores británicos, marroquíes, franceses y alemanes, en esta oportunidad se sumaron los argentinos, con casi el 1% del total de escrituras firmadas.

Compraventas de viviendas según origen del comprador

En total, durante los primeros tres meses del año, 119 viviendas fueron compradas por argentinos. “Es la primera vez que el país entra en la estadística de los registradores españoles y también la primera vez que lo hace una nación latinoamericana y esto teniendo en cuenta que, en este momento, prácticamente no se puede viajar”, remarcó Germán Gómez Picasso, fundador de Reporte Inmobiliario.

Sobre esta nueva tendencia, José Rozados, director de Reporte Inmobiliario y quien estuvo a cargo del informe, aseguró en diálogo con LA NACION: “Hay una nueva oleada de emigración de argentinos a España. Fundamentalmente, son profesionales o gente con recursos que en muchos casos dispone de capital o se desprende de inmuebles en la Argentina para emprender en otro continente”.

El aumento de compradores argentinos no solo tiene que ver con aquellos que deciden mudarse a otro país y eligen España como su destino, sino también con quienes ven una posibilidad de inversión por la alta rentabilidad que se obtiene a partir del alquiler de una vivienda.

Según señaló Rozados, en Madrid, la rentabilidad de un alquiler tradicional gira en torno al 5% anual, muy por encima del 2,71% bruto que consigue un propietario porteño. En zonas turísticas, la cifra puede superar el 7% anual.

Madrid, Barcelona, Alicante y Málaga son los destinos más elegidos por los argentinos y los brokers del mercado hispano sostienen que la cifra de compradores seguirá creciendo, de acuerdo con las operaciones ya confirmadas y el importante aumento de consultas que reciben a diario. Con este panorama, España se posiciona lentamente como el nuevo lugar de preferencia de los compradores del país.

El mercado inmobiliario en España

Pese a que el primer trimestre dejó un escenario complejo por el avance del coronavirus en pleno invierno, el número de compraventas de viviendas en España superó al registrado en el mismo período de 2020, cuando el mercado no estaba afectado por la crisis sanitaria. La recuperación del sector inmobiliario parece afianzarse y las expectativas de crecimiento crecen de cara a la pospandemia.

¿Hay oportunidades para los argentinos que piensan en comprar una propiedad en el país europeo?Según Rozados, el monto mínimo que se necesita para empezar a buscar una vivienda en España es de US$120.000. “Por supuesto que hay opciones más baratas en localizaciones secundarias en ciudades pequeñas, pero ese es el número que hay que tener en la cabeza para pensar en acceder a un departamento propio”, indicó el especialista.

Las ventajas son una buena rentabilidad y una proyección de valorización del inmueble. En tanto, Rozados remarcó que, en España, al igual que en otras partes del mundo, se generó en el último tiempo un marcado interés por las zonas rurales y semirurales que tienen buenas vías de acceso y no se encuentran a más de 30 minutos de las ciudades. “

Allí hay más oportunidades a mejores valores, pero en general hay que estar dispuesto a encarar remodelaciones y a vivir en un entorno natural. Sin embargo, es una opción por la que cada vez más población urbana está optando”, aseguró.

 

FUENTE: La NACION – Delfina Casali